Masaje Shiatsu

Shiatsu es una técnica terapéutica de origen japonés donde se  aplica presión localizada en puntos específicos del cuerpo del paciente, con el fin de aliviar el dolor, estabilizar las funciones del cuerpo, y en general promover la salud física y emocional.

La terapia del Shiatsu está basada en los conceptos generales de la medicina china. El primero es que tenemos una energía vital (chi o ki) que al interrumpirse o desequilibrarse, crea enfermedad. Al corregir el flujo de dicha energía, el cuerpo puede nuevamente retornar a un balance y sanarse. Y el segundo concepto es que el cuerpo tiene la capacidad de sanarse naturalmente y el terapeuta es sólo un asistente en el proceso de recuperación.

De esta manera, un terapeuta de Shiatsu ejerce presión de manera continua y rítmica a lo largo de cada uno de los meridianos, o en puntos específicos (de acuerdo a la dolencia del paciente). Cada uno de estos puntos controla una o más partes del cuerpo, de manera que cuando se estimula por presión la energía acumulada o bloqueada en este punto, ésta se dispersa, haciendo que el órgano que se quiere afectar vuelva a su balance y empiece la sanación. Algunos terapeutas de Shiatsu utilizan sólo los dedos de la mano para ejercer presión, pero hoy en día existen varias corrientes alternas en donde se utilizan también codos, antebrazos y pies sobre el paciente.

El Shiatsu no se utiliza sólo como terapia de sanación. En muchas ocasiones también se recibe Shiatsu como método de prevención y para mantener el cuerpo con un nivel de energía óptimo.

La idea es no concentrarse sólo en un síntoma, sino tratar al individuo completo. Al restaurar el flujo natural de energía (ki) en el cuerpo, éste será capaz de sanarse a sí mismo a nivel mental, emocional y físico.

Condiciones en donde el Shiatsu se recomienda más a menudo incluyen:

  • Estrés
  • Espasmo muscular
  • Dolores de cabeza
  • Dolor crónico
  • Desequilibrios emocionales
  • Fatiga
  • Depresión
  • Preventivo